México: El voto de los mexicanos en el exterior y las elecciones de Perú e Italia

abril 16, 2006

Hace tiempo que no escribía nada sobre lo que acontece en uno de mis dos países: México.

Ahora lo hago porque se han sucedido una serie de procesos electorales que deberían de tener muy en cuenta las autoridades mexicanas para promover de manera activa el voto de quienes nos encontramos en el extranjero.

Creo que la masiva participación de peruanos en España (posiblemente se habrá extendido a otros países de alta concentración de ciudadanos de este país) y el decisivo voto de los italianos radicados en el extranjero en el enfrentamiento Prodi-Berlusconi son dos muestras de que un proceso electoral bien divulgado y correctamente organizado, independientemente de donde se encuentren sus ciudadanos, puede traducirse en un ejercicio masivo y decisivo de unas elecciones auténticamente democráticas.

Si bien el voto de los peruanos es obligatorio por ley, las multas son relativamente bajas, lo que indicaría que la gente asiste más por conciencia y espíritu cívico que por temor a la sanción.

Por lo que respecta a Italia, han sido los votos provenientes del extranjero los que han definido la victoria por la mínima de Prodi sobre Berlusconi y eso que hubo una participación altísima. Eso sí, en dos días de votación.

Se dice que la mayoría de los mexicanos no tenemos conciencia política por ignorancia, hartazgo o desinterés y que esto explicaría la previsible baja participación de los ciudadanos que no nos encontramos en el país para sufragar en las elecciones del 7 de julio.

Poco más de 53 mil mexicanos ubicados en el extranjero, de una población aproximada de 10 millones, nos hemos inscrito para votar. Es una cifra francamente mejorable, por decirlo de la manera más “políticamente correcta”.

Algunas propuestas

Creo que todos los actores que tienen algún papel en las elecciones en México (desde autoridades hasta intelectuales y organizaciones civiles) deben hacer una profunda revisión de todo lo que tiene que ver en torno al voto de los mexicanos en el extranjero:
– Deberían permitirse la realización de campañas políticas en el extranjero (en tantos idiomas como fuera necesario y siempre respetando las leyes de cada país).
– Deberían diversificarse las formas de sufragar (voto electrónico, instalación de casillas en consulados y embajadas o sitios preparados para el efecto, correo postal certificado, etc.)
– Deberían destinarse curules de diputados y senadores a mexicanos radicados en el extranjero.
– Debería crearse una secretaría de los inmigrantes con poderes reales que superara el actual Instituto de los Mexicanos en el Extranjero, que sólo escucha las peticiones de los mexicanos radicados en EEUU (¿el resto no contamos?).
– Debería establecerse una figura que representara con voz (aunque sin voto) a los inmigrantes ante embajadas y consulados. Eso podría funcionar para acabar con el “cementerio político” que son la mayoría de las embajadas y consulados de México por el mundo.

Los mexicanos en el exterior somos la segunda fuente de ingresos para el país, sólo después del petróleo y se calcula que este recurso no renovable comenzará su cenit definitivo en apenas dos décadas.

En definitiva, se trata de reconocer la valiosísima contribución de estos ciudadanos a estabilidad y desarrollo del país. Es un tema de Estado que no puede quedar fuera de la agenda al pasar la cita en las urnas el próximo 7 de julio.

Tags:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: